LA DOBLE PANDEMIA: COVID-19 y CRISIS ECONÓMICA

Mientras los gobiernos y los medios de comunicación se concentran en combatir la pandemia vírica del COVID-19 que se ha difundido a escala mundial, una segunda pandemia avanza de forma irresistible impulsada por las medidas de aislamiento social adoptadas por los países, se trata de la crisis económica que está ya arruinando las economías más avanzadas.

En efecto, los síntomas de esta segunda pandemia son claros: quiebra de las principales bolsas de valores, caída del consumo energético, contracción del consumo, reducción de la producción, aumento del paro y expansión del endeudamiento público. El resultado es una recesión económica mundial que ya se ha iniciado en América del Norte, la Unión Europea, China y Japón.

Si observamos la evolución de las bolsas de valores, verdadero termómetro de la salud financiera de las economías avanzadas, las más importantes (Dow Jones; Nasdaq; Nikkei; Standard&Poors 500; FTSE 100; Stoxx 50; CAC 40; Dax; Ibex 35) han perdido entre el 20 y 30 % de su valor desde que se inició el año 2020. Semejante descapitalización de las grandes empresas transnacionales tendrá, inevitablemente, un efecto contractivo sobre el crecimiento de las economías de sus países, ya de por si lastrado por la guerra comercial desencadenada durante 2019 entre Estados Unidos y China.

El segundo indicador de la crisis económica mundial en la que ya estamos instalados es la caída del precio del petróleo. Entre Enero y Marzo de 2020 el precio del barril de petróleo de la OPEP ha caído un 35,6 %. La verdadera magnitud de esta caída se aprecia si se compara con el aumento del 16 % que se produjo durante 2019. Semejante reducción de la demanda energética acredita la difusión del contagio recesivo a nivel mundial. Es comprensible que en este escenario, los países como Rusia que tienen asegurados sus clientes, en este caso europeos y chino, no quieran forzar una manipulación del mercado energético mundial, como pretende Arabia Saudí, arriesgando la ruina de sus clientes por una aceleración de la crisis financiera internacional.

La contracción del comercio mundial es ya un hecho irreversible a corto plazo. Según la Organización Mundial del Comercio, durante el primer trimestre de 2020 el barómetro mundial de servicios se situó en el 96,8 % de media frente al 98,4 % de Septiembre de 2019. Las dos principales reducciones se produjeron en el transporte aéreo de pasajeros con un -6,5% y el transporte marítimo de mercancías con un -5,7%.

La estrategia de respuesta sanitaria a la pandemia del COVID-19 basada en el cierre de fronteras y el confinamiento masivo de la población para reducir el contagio masivo, está teniendo un elevado coste en la caída de la producción y el aumento temporal del paro que los gobiernos tratan de paliar con incentivos fiscales y ayudas financieras que repercutirán en un aumento del déficit presupuestario y un aumento del endeudamiento público de los países. Todo ello en el momento en que numerosas economías, incluida la española, todavía estaban recuperándose de la crisis económica anterior. Por utilizar la metáfora pandémica, en un momento en que las economías tienen sus anticuerpos a mínimos.

Insertos como están, tanto los gobiernos como los ciudadanos, en la obsesiva lucha contra la pandemia del coronavirus, resulta necesario comenzar a plantearnos las interrogantes sobre quién, cómo y cuándo nos vamos a preocupar por combatir la otra pandemia, la de la crisis económica mundial, y sobre todo cuanto nos va a costar económica y socialmente recuperarnos de la recesión que ya estamos sufriendo. Porque no enfrentamos una pandemia sino dos, aunque una de ellas no sea vírica sino económica, lo que no impedirá que a medio plazo termine provocando tantas víctimas o más que el COVID-19.

Por Rafael Calduch Cervera

Catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales

Universidad Complutense de Madrid

Véase también mi artículo en La Razón del pasado 15 de Marzo de 2020: «El virus de la confusión:cual es su nivel de contagio real y su letalidad» 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.